Comparte esta noticia

Los cuentos de la Madame Periodista Yrmana Almarza / CNP: 13.979

loscuentosdelamadame@protonmail.com

En TW @Yrmana y en IG @yrmanaalmarza

Gracias! Los Cuentos de la Madame ha sido un batacazo. No sé si por el nombre o por ese afecto que ustedes me tienen y que no tengo cómo pagar. Desde el viernes pasado hasta hoy, el email está lleno de gente que quiere echarle un cuento a La Madame. Gracias.

Unicef Colombia… Gracias al apoyo de esta agencia, sólo en Colombia, unos 100 mil niños pudieron continuar sus estudios y no perder su año escolar en 2020. Este año las escuelas empiezan bajo los mismos esquemas: la virtualidad y Unicef Colombia, trabaja para que más niños puedan conectarse y volver a las aulas cuando sea seguro. La educación en tiempos de Covid-19 es un reto para todos los padres: Unicef, aporta su grano poniendo a tu disposición esta guía de recomendaciones que vale la pena leer y apoyar. https://www.unicef.org/mexico/educaci%C3%B3n-en-tiempos-de-covid-19?utm_campaign=nurturing_mensual&utm_medium=email&utm_source=watson&utm_term=mail_1_clases&utm_content=boton_ver_los_6_tips

En esa difícil tarea diaria de ser papás que educamos en casa, Unicef nos brinda estas valiosas herramientas que desde ya, yo estoy aplicando y les estoy viendo el positivo efecto inmediato que generan. Espero que ustedes también las puedan aprovechar.

Acnur en el mundo… La Agencia para los Refugiados toca la campana y nos está recordando que la urgente y necesaria vacunación contra la Covid-19, no puede llevarnos a olvidar la también necesaria e importante vacunación para los niños de 0 a 5 años. Miles de niños en esta etapa están muriendo porque la inversión hacia este sector está cayendo drásticamente. A través de link que les pido compartir y usar si a su alcance está donar, se puede ayudar a los niños refugiados, los desplazados, entre 0 y 5 años, a recibir su esquema de vacunación. El aporte es de sólo 2 euros. https://eacnur.org/es/vacunas-para-ninos-refugiados?utm_source=PDO_CPT&utm_medium=Email_PDO_VacunasA&utm_campaign=ES_PS_ES_APPEAL_general&tc_alt=46804&n_o_pst=n_o_pst

Maestro musical… Venezuela no está en el paralelo del 0 al 16, no; Venezuela está donde menos lo imaginamos brillando y sonando. La tierra sureña zuliana del Municipio San Francisco, Sierra Maestra, le regaló al mundo un maestro musical, un joven profundo en saber y extenso en sensibilidad armónica. Dinesh Rodríguez es un letrado de la Universidad Católica marabina, un zuliano que en nuestra tierra dio los primeros pasos de la magistralidad y dejó huellas en cada alma que tocó con sus notas.

Hace varios años llegó a México y allá está educando, enseñando, transformando los espacios que toca pero sobre todo está derrumbando barreras, abriendo caminos, desdibujando fronteras, traspasando límites territoriales, uniendo corazones, dejando el nombre de Venezuela en alto en cada ofrenda musical que hace cada vez que da una clase o enseña cómo ejecutar un instrumento, cómo tocar notas. Dinesh, un venezolano que habla el lenguaje universal de la música.

Su cuenta en IG @lord.dinorodriguez.

Haciendo la diferencia… Cuando la gente dice que va a brillar y lo hace no hay manera que su luz no se transforme en un camino de alivio y esperanza. Esta es la historia de un periodista marabino que abrió su camino profesional en la Academia, siendo un puente para que muchos profesionales de diferentes especialidades encontraran una mano amable en medio de la rigidez que siempre supone un estudio de tercer nivel.

Reyner Ramírez emigró y está acá en Colombia, en la costa pero no se fue de Venezuela; dejó sembrada una hermosa fundación para el apoyo de niños con condiciones especiales: Villa Bernarda. Reyner tiene un currículo impecable y una carrera profesional más impresionante aún.

No sólo es comunicador, investigador, gerente, asesor y consultor, hoy es un respetado gestor de talento humano de una de las universidades más importantes de Colombia. Allí Reyner abre caminos a las empresas de todo el territorio colombiano que confían en sus habilidades y talentos la selección del personal que requieren. Leer sus espacios en redes sociales es golpe de esperanza porque todas sus publicaciones están llenas de importantes ofertas de empleos.

Reyner es un tanque de humanidad que se adaptado perfectamente a los estándares de exigencias que la academia colombiana tiene y hoy, es un respetado, admirado, destacado y necesario recurso humano en La Universidad de la Costa. Un venezolano que nos llena de orgullo, que lleva la bandera tricolor con sus estrellas en el pecho y la ondea cada día. Para seguirlo reynieri.ramirezm es la cuenta.

Espejismo… Varios comentarios de que la cosa mejora en Venezuela se dejan colar.  Que si empieza a verse dólares en la calle; hay trabajo y lo pagan en dólares; uno sale y consigue hasta pa’beber… en este tenor van y vienen los mensajes desde todo el país a todo el mundo, sí, así tal cual: desde cada estado en Venezuela a un venezolano migrante en alguna latitud mundial llega el rucaneo “vuelve a casa que la vaina no está tan jodida”. No más haga morirse alguien para usted vea y sufra en carne propia que la vaina sí está jodida.

Hoy en Venezuela casi nadie paga arriendo o alquiler de vivienda; la mayoría NO tiene gastos de vivienda y el único que servicio que pagan es el telefónico y el de Internet cuyos precios son de oro en polvo. Ya se acostumbraron a comer poco y a mal comer. Otros se acostumbraron a no comer. Sencillamente los gastos se hacen en lo inminentemente necesario: movilización, poca comida y una que otra medicina cuando la situación obliga.

Optimismo puro… Los gochos o andinos son gente trabajadora, mucho. Si de alguna raza me siento profundamente orgullosa y agradecida es con esta: los andinos de mi país pusieron por años la comida en la mesa de cada venezolano y cuando se trató de defender el territorio, los gochos nos enseñaron a muchos cómo se hace. Leonidas Romero es un embajador de eso que su tierra sabe dar: decencia, audacia, trabajo y coraje.

Lo conocí hace un año acá donde estoy, lo conocí vendiendo aguacates en una carretilla. Después de tener casa, camionetas y un negocio próspero vendiendo frutas, verduras y pescados en su Trujillo amado, la situacion venezolana lo hizo salir del país, Si no es por que escapa, no cuenta su historia.

En su población los irregulares rojos y verdes se apoderaron del territorio por ser un paso privilegiado entre Colombia y Venezuela. Sus tierras tienen ríos, buen clima y buena tierra de cosecho y de ordeño. En el lugar azotaron a la mayoría de pobladores y productores. “A muchos los mataron y los que pudimos escapamos”, fueron las palabras que marcaron mi corazón cuando Leo, una mañana que me vendió dos aguacates por dos mil pesos en el frente del roto (la casa) que me alberga. Leo no encontró en estos lados lo que buscaba y un día agarró un morral y emprendió a pie nuevos caminos.

Una finca de Medellín lo conectó con la agricultura y el enemigo de los productores en Colombia lo hizo huir de nuevo. Las piernas lo llevaron al Ecuador y a Perú y ahora en la frontera con Chile sigue viviendo sus días del arte que aprendió de niño en su tierra: la agricultura.

La uva chilena le da el sustento y su raíz gocha de buena persona, de gente decente y educada, respetuosa lo acompaña, así como un tapabocas con la bandera de Venezuela. De vez en cuando escribe y me da una fe de vida y con esto, me recuerda que nosotros estamos hechos de la mejor madera, la que no se quiebra.

Callados es mejor… De verdad que no logro encontrar explicación válida y que calme el dolor del alma que me causó Chile. Lleva dos semanas tratando de excusar lo inexcusable.

Me refiero al Gobierno Chileno quien luego de expulsar sin misericordia un grupo de venezolanos y de colombianos de su territorio por ingresar de manera irregular, emite un comunicado en el que destaca a 20 venezolanos de los cuales dice sentirse muy orgulloso de tener en sus lares.

Sin desmérito de la Soberanía que cada Estado ejerce, Chile con este documento que gracias a Dios circuló por todos los medios del mundo mundial, sólo dijo que abre la puerta a médicos, especialistas y empresarios, es decir a gente con los medios y las maneras para soportar el rigor de ser migrante.

De gente con plata es que se siente orgulloso de tener en su territorio. Y como si fuera poco, un Tribunal recientemente ha determinado que no se puede expulsar a más venezolanos, luego de haber regresado a un centenar que hoy puede estar muriendo en Venezuela a causa de la maldad y crueldad que se vive en mi país. De verdad, Dios perdone a Chile porque yo no puedo, y ojalá no diga más nada porque calladito se ve más bonito.

Nos leemos el próximo viernes. Que Dios y La Chinita nos preserven. Amén.