Comparte esta noticia

Globalízate radio.- La Organización Internacional para las Migraciones en Argentina cotinúa con el trabajo para tenderle la mano y brindar ayuda a los migrantes que estan en este pais.

La pandemia de la COVID-19 en este país tambien golpeó la producción y el trabajo, esto afecta a los argentinos como a los migrantes que tenia una actividad económica activa. Según los datos de la OIM, la población migranterepresenta alrededro del 5% del total de la población del país, lo que equivale a 2,2 millones de personas.

Ante esta complicada situación, la Organización Internacional para las Migraciones en Argentina, en colaboración con a las autoridades nacionales, el Sistema de las Naciones Unidas y las organizaciones de la sociedad civil, colaboran a diversos niveles para incorporar la temática migratoria en los planes de respuesta, actuar ante las necesidades humanitarias de las personas migrantes y para fortalecer la prevención y el control del COVID-19 en los puntos de entrada al país, entre otros aspectos.

Uno de los resultados de estas acciones fue que desde el mes de abril más de 3000 familias de migrantes en distintas partes del país recibieron a domicilio kits con alimentos y elementos de higiene. Este número se incrementó hasta alcanzar las 8000 personas en situación de vulnerabilidad.  

Según estadísticas de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el sector económicamente activo entre la población migrante asciende a 837.000 personas, entre las cuales hay 71.000 personas migrantes desocupadas. El trabajo no registrado alcanza a 245.000 migrantes asalariados (un 47,2%), en tanto 260.000 migrantes (un 26,9%) son trabajadores autónomos. Estos últimos grupos son los que presentan mayor situación de vulnerabilidad, junto a la población migrante que arribó recientemente, que encuentra dificultades para acceder a los programas de protección social de transferencias monetarias establecidos por el Estado, dado que se exige un mínimo de residencia en el país y contar con el documento nacional de identidad. La pobreza afecta al 36% de las personas migrantes en la Argentina, en tanto el 52% de las personas migrantes pobres son mujeres.

En alianza con, la Cruz Roja Argentina, la Comisión Católica Argentina para las Migraciones, el Servicio Jesuita a Migrantes, AMUMRA, ASOVN, Alianza por Venezuela, PROVEAR y 100% Diversidad, y con el apoyo de la Unión Europea; la Oficina de Población, Refugiados y Migrantes del Departamento de Estado de los EE.UU. y el Banco Mundial, desde abril se han logrado una serie de acciones, entre ellas el intercambio y  generación de información sobre impacto del virus en la población migrante, la producción de 5.000 copias en inglés, español y francés de materiales informativos sobre prevención de la COVID para personas migrantes en asociación con la Cruz Roja, la entrega de 2 módulos sanitarios, elementos de prevención y de detección (termómetros infrarrojo, alcohol en gel, barbijos y guantes de protección) para facilitar la aplicación de protocolos sanitarios en los puntos fronterizos Tancredo Neves y Aguas Blancas-Bermejo, y la donación de 50 termómetros infrarrojos y material sanitario de protección a la Dirección Nacional de Migraciones (DNM) para fortalecer la detección de casos de COVID en los pasos fronterizos habilitados.

“En lo que resta de este año la OIM, como el resto de las agencias de la ONU, se concentrará en la recuperación socio-económica. Esto para la OIM se traduce en facilitar la creación de empleo y medios de vida para que la población migrante recupere su autonomía, tenga acceso a trabajos registrados que no sean precarios y les permita llevar adelante una vida digna,” dijo Gabriela Fernández.