Comparte esta noticia

Globalízate Radio.- El Observatorio Venezolano de Migración (OVM), de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB),  publicó un estudio sobre  cómo la pandemia del COVID-19 afectó a la población de migrantes venezolanos en sus trabajos.

Los resultados, destacan que 4 de cada 10 perdieron su empleo y 66 % aseguró que depende de donativos para alimentarse, desde la entrada en vigencia de la cuarentena en los países donde residen.

Joven Venezolano llegó a la frontera Colombiana procedente de Ecuador, trabajaba como vendedor de arepas en las calles, las medidas tomadas por el COVID-19 en ese país lo obligó a regresar porque no podía cumplir con los comprmosisos de comida y alquiler

Según el informe, 90 % de los encuestados reportó una caída de sus ingresos, lo que repercute sobre las personas dependientes, pues 80 % manifestó que tiene cargas familiares, dentro o fuera de Venezuela.

“Los pronósticos apuntan a que quienes tienen responsabilidades por cargas familiares en Venezuela enfrentarán dificultades para el envío de ayudas económicas/transferencias al país y ello hará retroceder de nuevo la capacidad de consumo que había experimentado cierta reactivación en el año 2019”, alerta el documento del OVM.

El reporte hace referencia a hallazgos de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) en 2018, que ubicaban en 500 mil los hogares que recibían remesas del extranjero, pero precisa que investigaciones recientes elevan la cifra a más de dos millones de hogares. También recuerda que el Banco Mundial estimó en 20 % la caída de las remesas en todo el planeta por la pandemia.

Los reportes de Migración Colombia indica qeu unos 50 mil venezolanos han pasado la frontera hacia su pais

La casi totalidad de los participantes del estudio vive en Perú (29 %), Colombia (23 %), Ecuador (19 %) y Chile (16 %), con una fracción reducida de respuestas enviadas desde Argentina, España, Brasil y Panamá.

La encuesta revela que 66 % de los migrantes venezolanos en los países citados de América Latina dijo que depende en alguna medida de las donaciones para alimentarse; un 25 % no dispone de dinero para comer y 33 % reportó haber solicitado ayuda para alimentarse o alimentar a su grupo familiar; de esta fracción. 46 % dijo no haber recibido el auxilio requerido.

Los venezolanos también han padecido el desalojo de sus viviendas (15 %) y el corte de servicios básicos por falta de pago (11 %). Otro 20 % registra haber entrado en situación de irregularidad migratoria por la suspensión de los trámites legales y 15 % ha tenido restricciones para acceder a los servicios de salud.

Algunos venezolanos que regresaron a su país

Los investigadores del OVM estiman que las cifras de retornados al territorio nacional, producto de la emergencia sanitaria, son “discretas”, en comparación con el volumen de la población que salió por tierra entre 2017 y 2019.

Atribuyen ese comportamiento a las restricciones a la movilidad impuestas por diferentes gobiernos, en particular el de Colombia, que busca evitar un retorno “desordenado” a través de sus fronteras. A la incertidumbre sobre la situación de Venezuela, se suma que persisten los factores que provocaron esa migración forzada, con tendencia a agravarse.

En cuanto a la pregunta: “¿Ha pensado retornar a Venezuela debido a las adversidades que enfrenta por la aparición del Covid-19?”, 16 % respondió no saber y otro 20 % no respondió la interrogante.

Paralelamente, 31 % dijo que sí considera regresar al país y otro 34 % descartó la idea. Un 50 % no cree que tenga en Venezuela mayores garantías para atender su salud.