Comparte esta noticia

GlobalizateRadio.- (OIM) La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) está entregando 1.000 lonas impermeables para reemplazar los techos que fueron  arrancados de las viviendas  en las islas de Abaco y Gran Bahama por el Huracán Dorian.

“Luego de haber rescatado a todas las personas que estaban bajo de los escombros y de haber puesto a los heridos en condiciones de seguridad, la OIM pondrá el foco en la provisión de albergue temporal para aquellos que hubieran perdido sus hogares. Las lonas impermeables son parte de esa tarea”.

El Gobierno ha confirmado las muertes de al menos 30 personas, en tanto que otras miles siguen desaparecidas. Las Naciones Unidas creen que por lo menos unas 70.000 personas han perdido su hogar en Abaco y en la Gran Bahama.

Las lonas impermeables son fuertes láminas de plástico resistentes al agua que se usan temporalmente para cubrir o reparar edificios que han sufrido daños. En el caso de que se necesite con urgencia albergue, estas lonas impermeables brindan una solución rápida y económica para una gran cantidad de personas que necesitan un lugar donde guarecerse.

De acuerdo con fuentes oficiales, hay 449 personas en nueve albergues de emergencia en Abaco y 346 personas en 17 albergues en la Gran Bahama. Muchos están alojados en clínicas y por consiguiente es necesario reubicarlos. Miles más se encuentran imposibilitados de llegar hasta los albergues debido a las inundaciones y a que las rutas están bloqueadas.

«Contamos con poca información y se necesitan evaluaciones que brinden mayores detalles. La OIM pondrá el foco especialmente en las necesidades de las personas desplazadas en términos de alimentos, albergue, agua potable, apoyo médico y psicosocial, etc. Por este motivo es que la OIM está planeando desplegar su Matriz de Seguimiento de Desplazamiento (DTM por su sigla en inglés)”, sostuvo Wegdam.

«Las Bahamas tienen un largo camino por delante para poder recuperarse. Volver a erigir la infraestructura destruida, con una resistencia cada vez mayor debido a las extremas condiciones climáticas, será crítico para poder aumentar la resiliencia de las comunidades”.

Wegdam agregó que la reciente experiencia en Dominica en donde la OIM reparó más de 630 viviendas y otros edificios dañados o destruidos por el Huracán María en 2017, demostró que la cuestión de integrar las medidas para la reducción de riesgos por desastres con la restauración de la infraestructura física es fundamental para poder revitalizar los medios de subsistencia, las economías y el medioambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.